Facebook ahora encriptará sus mensajes de correo electrónico

Poradmin

Jun 3, 2015

La red social implementó el servicio PGP para las comunicaciones que envía a sus usuarios con el objetivo de proteger la privacidad de las notificaciones, tales como mensajes de chat, cambios de contraseña y otros datos sensibles

Facebook anunció que los mensajes de correo electrónico enviados por la red social podrán estar encriptados por el servicio PGP. El objetivo de la compañía apunta a resguardar los contenidos sensibles que suele enviar a sus usuarios mediante correo electrónico, tales como los mensajes de chat y notificaciones de cambio de contraseña, entre otros avisos. De esta forma, los usuarios cuentan con una alternativa más para evitar que un atacante pueda ver estos mensajes en caso de acceder sin permiso a la cuenta de Gmail, Outlook u otro programa cliente.

PGP es un software de encriptación utilizado para preservar la privacidad de los mensajes de correo electrónico, y el estándar elegido por Facebook es OpenPGP, una de las opciones más extendidas para proteger este tipo de comunicaciones. Es un sistema basado en dos claves, una privada que sólo lo tiene el usuario, y otra pública, para que otras personas puedan ponerse en contacto.

Si alguien desea ponerse en contacto con un usuario que utiliza PGP, debe utilizar su clave pública, que sólo sirve para encriptar el mensaje de correo electrónico de la persona a la que quiere contactar. Cuando llegue al destinatario, dicho e-mail sólo podrá ser visto si se utiliza la clave privada.

En el camino inverso, un mensaje encriptado con una clave privada sirve para que cualquier persona que tenga la clave pública pueda certificar la veracidad del remitente. Hay más información sobre el uso de este servicio de encriptación en el sitio de la Electronic Frontier Foundation.

Bajo esta modalidad, Facebook ofrece que sus usuarios ofrezcan una clave pública PGP para que puedan recibir las notificaciones de la red social mediante mensajes de correo electrónicos encriptados.

Fuente: LA NACION

Entrada relacionada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *