Plagios en la música: la historia se repite

Poradmin

Mar 12, 2015

Nuevos y viejos casos.
La copia en una canción de Pharrell Williams y Robin Thicke de un tema del legendario Marvin Gaye se agregó a una extensa lista en la historia de la música.El plagio de Pharrell Williams y Robin Thicke hacia Marvin Gaye puso nuevamente en escena en cómo trabajan los artistas y qué se puede interpretar como un robo o, siendo generoso, como una influencia -demasiado expuesta-.

El veredicto señaló que Williams y Thicke copiaron la música de Gaye para crear su megaéxito Blurred Lines lanzado hace dos años. Un jurado de ocho miembros determinó el martes que ambos copiaron elementos del éxito de Marvin Gaye de 1977 Got to Give It Up y les ordenaron pagar casi 7.4 millones de dólares a los tres hijos del difunto astro del Soul y R&B.

Sin embargo, estos juicios no son nuevos por causa de estos tiempos de crisis musicales, ni mucho menos. En los gloriosos ’60, ’70 u ’80 donde la música (y otros elementos del arte) vivía sus mejores tiempos creativos y revolucionarios, también existieron plagios resonantes que señalaron a los impecables Beatles, Led Zeppelin o Michael Jackson, como ejemplo.

Uno de los casos más estrepitosos envolvió al legendario grupo de hard rock de Robert Plant, Jimmy Page, John Bonham y John Paul Jones. Más de cuatro décadas después de la edición original de Stairway to Heaven (Escalera al cielo) sus autores, Page y Plant, deberán responder a la acusación de plagio presentada por el abogado de los herederos del guitarrista de la banda californiana Spirit, Randy California, quien murió en un accidente en 1997.

El argumento que esgrime Francis Alexander Malofiy, representante de los intereses del músico, es que la introducción del clásico zeppeliniano, incluido en su cuarto LP, es una copia del instrumental Taurus, publicado por su grupo en 1968; año en el que compartió escenario con Led Zeppelin.

https://www.youtube.com/watch?v=BcL—4xQYA
Otro caso se refiere a un clásico, también, pero de The Beatles: Come Together. Luego de la salida al mercado en 1969 del disco beatleano «Abbey Road», la discográfica de Chuck Berry demandó a los Fab Four alegando que John Lennon había copiado letra y música del tema You Can’t Catch Me en su canción Come Together.

El mítico músico, asesinado en 1980, reconoció estar familiarizado con la canción de Berry y el grupo británico acabó llegando a un acuerdo extrajudicial del que no se conocen todos los detalles. Esta fue la única vez que The Beatles negoció un caso de presunto plagio.

En esta lista se suma a Michael Jackson con su tema Wanna be Startin’ Somethin’, canción que abrió el disco «Thriller» de 1982, uno de los álbumes más exitosos de la historia. Si bien no es tan claro el plagio en concepto melódico, este tema finaliza con un «Ma Ma Se, Ma Ma Sa, Ma Ma Coo Sa» y con una rítmica bastante parecida a una canción del saxofonista y cantante camerunés Manu Dibango. Entonces, este músico acusó a Jackson de haber copiado su tema Soul Makossa, de 1972. El rey del pop acabó pagando 1 millón de francos franceses (unos US$200.000) a Dibango en concepto de derechos de autor.

Dos grupos británicos muy exitosos en la década del ’90, como Oasis y Radiohead, también estuvieron en la mira. Los famosos hermanos Gallagher, Noel y Liam, fueron señalados en varias ocasiones aunque el caso de plagio más recordado fue el del tema Shakermaker, que apareció en el álbum «Definitely Maybe», debut de Oasis en 1994.

Los integrantes de The New Seekers consideraron que la canción era una calco de su tema I’d Like to Teach the World to Sing, de 1971, recordado por haber aparecido en una campaña publicitaria de Coca Cola. Finalmente la banda creadora de hits como Wonderwall, Don’t Look Back in Anger, Go Let it Out, entre otros, tuvo que pagar la módica suma de US$500.000 por la copia.

Y en lo que refiere a Radiohead, banda liderada por Thom Yorke y los hermanos Greenwood, fue Creep la canción apuntada. Es que este clásico noventoso, melódicamente, tiene similitudes a The Air That I Breathe de la agrupación The Hollies. Los autores de esta última canción -Albert Hammond y Mike Hazlewood- demandaron a Radiohead, cuyos integrantes fueron obligados a incluir a ambos en los créditos de Creep como co-escritores.

Un nuevo caso que se nos acerca geográfica y temporalmente, es el de Shakira con su Loca. Un juez de la ciudad de Nueva York dictaminó hace ocho meses que esa canción de la colombiana viola los derechos de autor de un tema compuesto hace más de 15 años por Ramón Arias Vásquez, músico dominicano. Durante el proceso, que tuvo lugar durante 11 días en junio y julio, Arias dijo haber escrito su canción Loca con su Tiguere entre 1996 y 1998, e incluso la interpretó durante una jornada en el tribunal. La canción fue registrada en una cinta de casete presentada en el proceso.

El caso más próximo, se refiere a la canción Bailando de Enrique Iglesias. Lo acusan que este hitazo de 2014 del español tiene el mismo coro, melodía, letras y ritmo que Quiero bailar contigo, tema que dos compositores enviaron a Sony en 2009.

CLARIN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *