MARTINIANO MOLINA Y DIEGO SANTILLI LANZARON EN QUILMES EL INSTITUTO REPÚBLICA

Poradmin

Jun 24, 2022

La liga de gobernadores que se gestó en los últimos meses se convertirá en oficial este viernes en Chaco por impulso de la propia Cristina Kirchner, que busca condicionar aún más a Alberto Fernández.

Jorge Capitanich, uno de los mandatarios que responde a la vicepresidenta, será el anfitrión de un encuentro de 16 gobernadores. La excusa es el debate por la Hidrovía pero a diferencia de los encuentros que se vienen sucediendo casi todas las semanas en el CFI de Retiro, esta vez la convocatoria incluye el lanzamiento oficial de la liga.

El nombre rememora a los momentos políticos más difíciles del pasado reciente, durante el gobierno de Eduardo Duhalde, cuando los gobernadores se reunían también en el CFI para consensuar respuestas ante la crisis política.

La propia Cristina avaló el lanzamiento de la liga y para eso emplazó a Capitanich y al gobernador bonaerense, Axel Kicillof. La mano de la vicepresidenta se ve incluso en la carta que el chaqueño envió para invitar a sus pares.

La mano de la vicepresidenta detrás de la flamante Liga de Gobernadores se ve incluso en la carta que Capitanich envió para invitar a sus pares a la cumbre inaugural. En uno de los puntos se exige un plan de descentralización de los programas sociales, como impulsa Cristina.

En uno de los puntos se exige un plan de descentralización de los programas sociales, justo en la misma semana en la que la vicepresidenta exigió que el control de los planes no lo monopolicen los movimientos sociales. 

Cristina abrió un foco de conflicto con el Movimiento Evita, hoy principal sostén político de Alberto. El presidente debió enviar señales de apoyo a la organización de Emilio Pérsico e incluso rechazó a través de su portavoz, Gabriela Cerruti, el proyecto de Cristina para transferirle los planes a los intendentes.

La movida de los gobernadores se suma al frente que abrió Sergio Massa, quien -como reveló LPO en exclusiva- advirtió a Alberto que sino avanza con la «reorganización» del Gobierno podría retirarle su apoyo y hasta renunciar a la presidencia de la Cámara de Diputados.

El Presidente por ahora no reaccionó a ninguno de los pedidos de corrección de rumbo y ampliación del sistema de toma de decisiones. Un reclamo que comparten los gobernadores que empiezan a temer por su futuro electoral, ante lo que consideran es una falta de rumbo político del Gobierno.

Además de pedir un plan contra la inflación, como venían haciendo en sus reuniones en el CFI, los gobernadores pedirán un plan de «desarrollo productivo», apenas una semana después de la asunción de Daniel Scioli en el ministerio homónimo.

La presión de los gobernadores contra Alberto se suma a la de Sergio Massa, que como anticipó LPO en exclusiva, recibe el pedido del Frente Renovador para romper con Alberto si Alberto no hace cambios en el Gobierno.

Además de Capitanich y Kicillof, están invitados Gildo Insfrán (Formosa), Mariano Arcioni (Chubut), Gustavo Melella (Tierra del Fuego) Sergio Ziliotto (La Pampa), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Ricardo Quintela (La Rioja), Raúl Jalil (Catamarca), Gerardo Zamora (Santiago del Estero), Sergio Uñac (San Juan), Osvaldo Jaldo (Tucumán), Oscar Herrera Ahuad (Misiones), Alberto Rodríguez Saá (San Luis), Gustavo Sáenz (Salta), y Alicia Kirchner (Santa Cruz).