La reacción de Vilma Ibarra contra Manzur, la clave del arribo de Cerruti al gabinete

Poradmin

Oct 15, 2021

Vilma Ibarra fue el factótum del desembarco de Gabriela Cerruti como portavoz del Gobierno, una jugada que descolocó al gabinete y al peronismo tradicional.

La secretaria Legal y Técnica de la presidencia, mano derecha de Alberto Fernández, representa al ala feminista y de origen frepasista del Gobierno. Ese sector había sentido la llegada de Juan Manzur como jefe de gabinete.

La ministra de Mujeres, Eli Gómez Alcorta, había denunciado a Manzur en la Justicia por impedir un aborto de una niña de 11 años que había sido violada. La propia Cerruti se quejó de la designación de Manzur en Twitter: «Frente a la reacción conservadora, más feminismo», publicó.LPO DAILYSUSCRIBITEAl suscribirte aceptarás recibir el newsletter de La Política Online. Te podés desuscribir cuando quieras

Malestar en el sector feminista del gabinete con la designación de Manzur

La llegada de Manzur vino acompañada con un recambio de gabinete en el que sólo los hombres se vieron beneficiados. Por eso Alberto había tenido que anunciar un decreto que «promueva la igualdad de género» en futuras designaciones dentro del Poder Ejecutivo. La de Cerruti fue la primera de impacto.

Ibarra es la funcionaria de mayor peso en el albertismo que representa al sector «progresista» que nuclea a figuras como Cerruti, una de las líderes históricas de Nuevo Encuentro y tiene otros funcionarios en el gabinete, hasta del PI de Oscar Alende, como es el caso de Ariel Schale, secretario de Industria, y Alberto Gandulfo, que maneja Microcréditos en Desarrollo Social. 

La agrupación de Cerruti, como el sector ex frepasista de Ibarra, perdió poder en territorio porteño en manos de La Cámpora, que acaparó las listas del kirchnerismo en la última década en la Capital.

Su llegada a la Rosada, si bien fue consensuada con los líderes de la coalición gobernante, tensiona entonces con el peronismo tradicional y el kirchnerismo que se distanció del «albertismo» luego de las primarias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *