Organizaciones internacionales, políticos y religiosos celebraron la encíclica medioambiental del Papa

Organizaciones internacionales, políticos y religiosos celebraron hoy la encíclica «Laudato Si» publicada por el papa Francisco en la que exhortó a «tomar conciencia» de la problemática del medio ambiente.

Francisco lanzó, además, severas reflexiones sobre la falta de vivienda, el acceso limitado al agua potable y la deuda ecológica del Norte con el Sur.

El obispo de Lomas de Zamora y referente para el medio ambiente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, Jorge Lugones, afirmó a Télam que la encíclica papal «es muy renovadora en el sentido de que marca las dos crisis que vive la humanidad y que son la crisis de la naturaleza y la del hombre, que no son contrapuestas ni aisladas, sino que es una sola y es socioambiental».

«La Iglesia -acotó- no pretende definir las cuestiones científicas y no pretende sustituir a la política, pero invita a un debate honesto y transparente sobre el cuidado del medio ambiente y sobre la situación de los más pobres».

El obispo señaló que el hombre debe «estar en el centro» de las preocupaciones y dijo que «los pobres son los que más sufren» los efectos de la destrucción del ambiente.

En un mismo sentido, el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel destacó que el documento es “la primera encíclica dirigida toda la humanidad” y rescató que no sólo diagnostica los problemas en «nuestra casa», la forma en la que el pontífice se refiere al planeta, “sino que señala a los culpables”.

Es que la encíclica habla de la existencia de “una auténtica deuda ecológica”, sobre todo del Norte con el Sur del mundo, reconociendo que frente al cambio climático hay “distintas responsabilidades”, y son mayores las de los países desarrollados.

Por su parte, el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, dijo que “nadie puede ser indiferente” ante las denuncias que realizó el Papa y que incluyó severas reflexiones sobre la falta de vivienda digna y el acceso limitado al agua potable

«Exhortamos, como dice Francisco, a escuchar a la tierra y a los pobres, una ética de los vulnerables”, manifestó el juez en su cuenta de Twitter y, al igual que lo señalado en el texto, instó “a pasar del consumo excesivo, del desperdicio, a la capacidad de compartir”.

“El Papa habla de temas importantes para la sociedad, los jóvenes, el futuro; eso debemos hacer todos nosotros”, añadió Lorenzetti.

En tanto, el titular del Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) bonaerense y presidente del Consejo Federal de Medio Ambiente (COFEMA), Hugo Bilbao, aseguró que la encíciclica «marcará un antes y un después para el futuro de la humanidad y dará sustento a la implementación de políticas que buscan compatibilizar el desarrollo económico, con la inclusión social y el cuidado del medio ambiente”.

Consideró que el documento «dará el cambio cultural y de los hábitos de consumo que el planeta requiere» ya que «el deterioro ambiental, analizado en su conjunto, complica a toda la humanidad, pero lo hace más especialmente a los sectores más vulnerables, ya que son quienes tienen menos capacidad de adaptarse».

En el plano internacional, el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon destacó que las conclusiones de la encíclica sobre el calentamiento global “tienen consenso científico”.

A través de declaraciones expresadas por su vocero, el surcoreano instó a los gobiernos “a poner el bien común global por encima de los intereses nacionales” y lograr un convenio ambicioso en la cumbre sobre el clima que se realizará el mes próximo en París.

Por último indicó que espera recibir al papa Francisco en las Naciones Unidas en septiembre cuando el pontífice se dirigirá ante la Asamblea General.

Por su parte, el director ejecutivo del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), Achim Steiner, agradeció la llamada a la acción de Francisco “para hacer frente a la degradación del medioambiente y el cambio climático».

«Esta encíclica es una llamada que resuena no sólo en los católicos, sino en todos los pueblos de la Tierra. La ciencia y la religión están alineados en esta materia: Ahora es el momento de actuar», añadió .

Las organizaciones ecológicas internacionales también respaldaron el documento, como el caso de Greenpeace, que indicó que la encíclica “lleva al mundo un paso más cerca de abandonar los combustibles fósiles y abrazar plenamente la energía limpia y renovable para todos”.

«Todo el mundo, ya sea religioso o secular, puede y debe responder a este llamamiento a la acción urgente”, explicó la ONG en un comunicado.

Y añadió: «Por encima de todo, Francisco nos recuerda a todos del imperativo moral para hacer frente a la injusticia social y el clima. Son los pobres los más afectados por el cambio climático catastrófico, sin embargo son los que menos contribuyeron a causar el problema».

En mismo sentido, la Fundación Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) señaló que el texto “Laudato Si» “supone una «llamada a la acción» para «todos, en todas partes».

«Estoy muy animado de que el Papa haya trazado la intrínseca relación entre los humanos y la naturaleza y que no se puede dividir la justicia económica, social y ecológica», señaló hoy el director de la organización ecologista en el Reino Unido, David Nussbaum.

«Para que la gente y la naturaleza puedan prosperar, para promover el bien común, debemos cuidar de nuestro hogar común», completó.
TELAM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *