El mercado espera señales concretas de Guzmán para enderezar las negociaciones con el FMI

Poradmin

Dic 23, 2021

Luego de la aceleración del déficit en la previa a los comicios de octubre, los números fiscales de noviembre volvieron a mostrar cierta moderación: el déficit primario acumulado en once meses fue del 2,1% del PBI si no se computan ingresos extraordinarios como los DEGs que giró el FMI. Si se toma en cuenta el financiamiento extraordinario, sumó 1,1% del PBI.

En otras palabras, de la mano de un mayor rebote de la economía del esperado y una mayor recaudación -alentada también por los altos precios internacionales de las exportaciones agrícolas- Guzmán tiene cómo cerrar el año debajo del 4,5% de déficit presupuestado originariamente y también debajo del 3,5% del cálculo que hizo en septiembre para la presentación del Proyecto de Ley de Presupuesto 2022.

Guzmán responsabilizó a la oposición por «voltear» el Presupuesto y complicar las negociaciones con el FMILPO DAILYSUSCRIBITEAl suscribirte aceptarás recibir el newsletter de La Política Online. Te podés desuscribir cuando quieras

E incluso cuando se espera que el gasto de diciembre supere los 500.000 millones de pesos, consultores privados dudan que el ministro vaya a darle mecha al gasto hasta llegar al 3,5% del PBI. Más bien esperan que, para reencaminar las negociaciones luego del traspié en el Congreso con la Ley de Presupuesto, el ministro dé señales concretas como, por ejemplo, adelantarse a sus propias proyecciones y cumplir en 2021 el 3,3% de déficit que había planeado para 2022.

Otros en cambio, consideran que el Gobierno podría jugar la carta de sobrecumplir el año próximo el 3,3% de déficit primario y una forma de hacerlo es adelantar gastos del año que viene a este año en especial en materia de infraestructura.

Alberto habló con Georgieva y ahora apuntan a cerrar el acuerdo a comienzos de 2022

Por ejemplo, desde la consultora ACM detallaron que: «En cuanto al mes de diciembre en particular, partimos de una proyección de 1,2% del PBI como escenario base producto del mayor gasto estacional asociado a Salarios y Jubilaciones, como también por el ajuste por fórmula de los gastos indexados. Sumado a esto, existió un ingreso no tributario extraordinario en noviembre asociado a la imputación de la cotización de los CER sobre la valuación de los bonos que tiene en cartera el Tesoro». De esta forma, cerraría el año con 3,3% del PBI de déficit.

Sin embargo, aclararon que: «esperamos que el Gobierno busque adelantar Gastos en el mes de diciembre de modo de tener más holgura de cara a las metas que podría imponer el FMI para los primeros meses del año entrante. Por otro lado, el anuncio de los bonos a jubilados y estatales estimamos que tendría un costo fiscal del 0,07%, llevando el déficit de diciembre cercano al 1,3% del PBI».

Por su parte, el economista Hernán Hirsch consideró que: «Para el gobierno sería ideal adelantar pagos del año próximo, es decir, inflar el déficit de este año para dejarse margen para los próximos. Algo de esto podrían haber ya estado haciendo en noviembre, cuando devengaron gastos «en exceso» por $200 mil millones», dijo a LPO, aunque aclaró que: «Todavía hay que ver el cierre de la caja de diciembre para confirmar si ese movimiento no usual se debió a eso».

Por lo pronto, las proyecciones de déficit fiscal primario del último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) para 2021 rondan los 1,158 billones de pesos y, para 2022, los 1,819 billones de pesos corrientes, es decir que una vez descontado el crecimiento proyectado del PBI y la inflación esperada del 52%, en términos de producto, no crece el déficit, pero tampoco se achica.

Lo que interesa, más que la señal del déficit en sí mismo, es su correlato sobre el financiamiento monetario porque incluso con las actuales tasas de interés, el stock de Leliqs y pases pasivos del Banco Central implica para 2022 la emisión de moneda por 3,2% del PBI, sobre lo que se sumará todo lo que el Tesoro no logre cubrir con deuda local. Y la pauta presupuestaria de emitir para financiar gasto por 1,8% del PBI era el punto del Proyecto de Ley de Presupuesto más tenso para los criterios del FMI.  Así, cada décima de déficit que Guzmán se ahorre, es una décima menos a emitir.

«Probablemente la manera en que se resuelve ese desequilibrio, junto con los mecanismos que se diseñen para alinear expectativas cambiarias sean hoy el principal eje de la discusión con el staff del FMI, mucho más que las metas fiscales que lucirían más accesibles», precisaron desde Quinquela Fondos de Inversión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *