Cambiemos rechazó el protocolo de Cristina: «Ni en estado de sitio se impide la presencia de senadores»

Cambiemos rechazó el protocolo de Cristina: «Ni en estado de sitio se impide la presencia de senadores»

Política 0 Comment

Cambiemos rechazó una ampliación al protocolo de sesiones remotas en el Senado que incluye sumar de manera presencial en el recinto dos legisladores por bloque y sostuvo la impugnación judicial contra cada votación que se realice en las comisiones o en el recinto.

Como anticipó LPO, el bloque presidido por Luis Naidenoff exigía que durante la sesión se puedan rotar los senadores que ocupan las dos bancas, pero no fue aceptado y el nuevo decreto de Cristina Kirchner pide además que un día antes se comuniquen los elegidos para habilitarlos.

¡No se puede impedir ni siquiera en un Estado de sitio la presencia de los senadores en el recinto! ¡Es una degradación! ¿Se resguardan en un zoom los transportistas? ¿Los cajeros? ¿Los policías? ¿Y nosotros no vamos a poder hacerlo?

«¡No se puede impedir ni siquiera en un Estado de sitio la presencia de los senadores en el recinto! ¡Es una degradación! ¿Se resguardan en un zoom los transportistas? ¿Los cajeros? ¿Los policías? ¡Y nosotros no vamos a poder hacerlo!», gritó Naidenoff.

Cambiemos rechaza la propuesta de Cristina y sigue sesionando en rebeldía

Además de la rotación, a los legisladores de Cambiemos no les gustó tener que habilitar a sus designados un día antes y quedar sujeto a una decisión de las autoridades de la Cámara. «¡Es una ofensa! ¿Leyeron la resolución? ¿Pedir permiso a la Secretaría Parlamentaria para ejercer este rol? ¿Se dan cuenta lo que ha significado esta cuarentena? Me parece que muchos están tan aturdidos que ni siquiera se dan cuenta del rol que se ejerce en esta casa, del rol que ejercemos como senadores», agregó el formoseño.

«Nosotros no vamos a convalidar y nos vamos a retirar de esta votación. No vamos a manchar la cancha y sentar el precedente de pedir permiso para entrar al recinto o poner un límite a la representación», sentenció Naidenoff, que había acordado participar de la sesión en el recinto, pero con la decisión de su bloque de seguir en rebeldía no lo pisó y sesionó desde su despacho, al igual que Humberto Schiavoni, del PRO. Mientras que los peronistas Jorge Taiana y Anabel Fernández Sagasti volvieron a ocupar una banca.

«La minoría no puede condicionar la agenda. La sociedad necesita que el parlamento funcione. Hablan primero, aceptan las condiciones, después dicen que no. No sé puede trabajar así», se indignó el jefe del Frente de Todos, José Mayans, que participó de las negociaciones con Naidenoff y creía haber llegado a un acuerdo.

La minoría no puede condicionar la agenda. La sociedad necesita que el parlamento funcione. Hablan primero, aceptan las condiciones, después dicen que no. No sé puede trabajar así.

Su par Mario Pais insistió en que los protocolos de sesiones remotas no contemplan un cambio de reglamento sino en la aplicación del artículo 30, que permite cambiar la modalidad de sesión «en casos de gravedad institucional». Entienden que el fallo de la Corte de abril ratificó esa interpretación para el caso de votar por internet.

«Si usted no hubiera pedido esa declaración de certeza ante la Corte, el Congreso estaría paralizado», le dijo a Cristina Kirchner la santafesina María de los Ángeles Sacnun, del Frente de Todos. La votación fue muy accidentada porque Cambiemos decidió no participar para no convalidarla, pero muchos de sus senadores seguían conectados en sus casas.

Ya sin Cristina y con Claudia Ledesma al frente del debate, la sesión entró en un incómodo stand by, con Lousteau y la macrista Laura Rodríguez Machado parados delante de sus bancas para no registrar presencia, mirando el tablero a la espera que todos sus compañeros se desconectaran.

El economista llamaba a los que seguían en línea y, nervioso, cuestionaba las dificultades que, decía, tiene el sistema para desconectarse. Había sido uno de los más intransigentes en la negociación interna y temía quedar mal parado.

«¿No será que quieren votar?», bromeaban desde el zoom varios oficialistas. Fernández Sagasti se quitó el barbijo y se impacientó. «Disculpen pero son ustedes los que tienen que desconectarse», recriminó. Siempre fuera de micrófono y con la sesión paralizada, Lousteau citó la Constitución para justificar una espera que empezaba a incomodarlo. Finalmente, los legisladores de Cambiemos se desconectaron y el nuevo protocolo se aprobó con la mayoría oficialista. La palea sigue en la justicia.

Author

Related Articles

Leave a comment

Search

Noticias Baires 2018 . Todos los derechos reservados

Back to Top