El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el jueves que los Emiratos Árabes Unidos e Israel acordaron establecer relaciones diplomáticas plenas como parte de un acuerdo para detener la anexión de territorios palestinos.  El anuncio convierte a los Emiratos Árabes Unidos en el primer estado árabe del Golfo en hacerlo y solo en la tercera nación árabe en tener vínculos diplomáticos activos con Israel.  PUBLICIDAD  Trump tuiteó que la normalización de las relaciones entre los Emiratos Árabes Unidos e Israel es un “gran avance”, calificándolo de “Acuerdo de paz histórico entre nuestros dos GRANDES amigos”.     En declaraciones posterioes a los periodistas, Trump reiteró que era “un momento verdaderamente histórico” y sugirió que se esperaban más avances diplomáticos entre Israel y sus vecinos musulmanes en la región.  El reconocimiento constituye una victoria diplomática para Trump antes de las elecciones de noviembre.  Para Israel, el anuncio confirma que el gobierno del primer ministro Benjamin Netanyahu disfruta de vínculos más estrechos con las naciones árabes de lo que se reconoce públicamente. Netanyahu ha tratado de construir asentamientos en tierras reclamadas por los palestinos y adoptó una propuesta de Trump que le permitiría anexar gran parte de la Cisjordania mientras otorga a los palestinos una autonomía en otras áreas.   Para los Emiratos Árabes Unidos, hogar de Dubai y de las onduladas dunas de arena ricas en petróleo de Abu Dhabi, el acuerdo es un paso más en su campaña internacional para ser visto como un faro de tolerancia en el Medio Oriente a pesar de estar gobernado por gobernantes autocráticos. También coloca a los Emiratos Árabes Unidos a la vanguardia de una carrera para el reconocimiento regional entre los países vecinos del Golfo Pérsico.  Y para los palestinos, que durante mucho tiempo han dependido del respaldo árabe en su lucha por la independencia, el anuncio marcó tanto una victoria como un revés. Si bien el acuerdo del jueves detiene los planes de anexión israelí, los palestinos han instado repetidamente a los gobiernos árabes a no normalizar las relaciones con Israel hasta que se alcance un acuerdo de paz que establezca un estado palestino independiente.  Una declaración conjunta de Estados Unidos, los Emiratos Árabes Unidos e Israel se emitió inmediatamente después del tuit de Trump. Dijo que las delegaciones se reunirían en las próximas semanas para firmar acuerdos sobre vuelos directos, seguridad, telecomunicaciones, energía, turismo y atención médica. Los dos países también se asociarán para combatir la pandemia de coronavirus.  El comunicado conjunto entre Israel, los Emiratos Árabes Unidos y Estados Unidos El comunicado conjunto entre Israel, los Emiratos Árabes Unidos y Estados Unidos “Abrir lazos directos entre dos de las sociedades más dinámicas de Oriente Medio y la economía avanzada transformará la región al estimular el crecimiento económico, mejorar la innovación tecnológica y forjar relaciones más estrechas entre las personas”, dijo el comunicado de Trump, Netanyahu y el príncipe heredero de Abu Dhabi Mohammed bin Zayed Al Nahyan, gobernante de los Emiratos Árabes Unidos.  El primer ministro israelí celebró el anuncio en Twitter. “Un día histórico”, dijo, al replicar el mensaje de Trump. El gobernante israelí dijo que a las 20 locales (18:00 GMT) hará una declaración en la que brindará más detalles.     Bin Zayed también comentó el acuerdo en Twitter. “Durante una llamada con el presidente Trump y el primer ministro Netanyahu, se llegó a un acuerdo para detener una mayor anexión israelí de territorios palestinos. Los Emiratos Árabes Unidos e Israel también acordaron cooperar y establecer una hoja de ruta para establecer una relación bilateral”, escribió.     El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, elogió el acuerdo.  “Este es un logro notable para dos de los estados más tecnológicamente avanzados del mundo, y refleja su visión regional compartida de una región económicamente integrada”, dijo en un comunicado. “También ilustra su compromiso de enfrentar amenazas comunes como naciones pequeñas, pero fuertes”.  Añadió: “Bienaventurados los pacificadores. Mabruk y Mazal Tov”.     Entre las naciones árabes, solo Egipto y Jordania tienen vínculos diplomáticos activos con Israel. Egipto hizo un acuerdo de paz con Israel en 1979, seguido por Jordania en 1994. Mauritania reconoció a Israel en 1999, pero luego terminó sus relaciones en 2009 por la guerra de Israel en Gaza en ese momento.  Además de Trump, los principales mediadores estadounidenses para el acuerdo fueron el asesor principal y yerno del presidente Jared Kushner, el enviado especial para Medio Oriente Avi Berkowitz y David Friedman, el embajador de Estados Unidos en Israel.  Los Emiratos Árabes Unidos son una federación aliada de Estados Unidos de siete jeques en la Península Arábiga. Formado en 1971, el país, al igual que otras naciones árabes en ese momento, no reconoció a Israel por su ocupación de la tierra donde vivían los palestinos.     “El petróleo árabe no es más caro que la sangre árabe”, dijo una vez el gobernante fundador de los Emiratos Árabes Unidos, Sheikh Zayed bin Sultan Al Nahyan, cuando aceptó un boicot al petróleo por el apoyo militar de Estados Unidos a Israel en la guerra del Medio Oriente de 1973.  Los Emiratos Árabes Unidos recurrieron a los palestinos de cuello blanco para crear su nación. Con el tiempo, mantuvo su postura de que Israel permitiría la creación de un estado palestino en los territorios que anexó tras la guerra de 1967.  Pero en los últimos años, los lazos entre las naciones árabes del Golfo e Israel han crecido silenciosamente, en parte debido a su enemistad compartida con Irán y el grupo terrorista libanés Hezbollah. El príncipe Mohammed también comparte la desconfianza de Israel hacia grupos islamistas como la Hermandad Musulmana y el grupo militante Hamás que controla la Franja de Gaza.  No está claro qué llevó a Israel y los Emiratos Árabes Unidos a hacer el anuncio ahora. En junio, el embajador de los Emiratos Árabes Unidos en Estados Unidos advirtió en un artículo de opinión de un periódico israelí que el plan de Israel de anexar el Valle del Jordán y otras partes de la ocupada Cisjordania “trastornaría” los esfuerzos de Israel para mejorar los lazos con las naciones árabes.  El acuerdo le da a Netanyahu un impulso interno en un momento en que el inestable gobierno de coalición de Israel está plagado de luchas internas y enfrenta la posibilidad de elecciones anticipadas en los próximos meses. Netanyahu ha visto caer su popularidad a medida que el país lidia con un nuevo brote de coronavirus y un desempleo que se dispara como resultado de las medidas de bloqueo anteriores.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el jueves que los Emiratos Árabes Unidos e Israel acordaron establecer relaciones diplomáticas plenas como parte de un acuerdo para detener la anexión de territorios palestinos. El anuncio convierte a los Emiratos Árabes Unidos en el primer estado árabe del Golfo en hacerlo y solo en la tercera nación árabe en tener vínculos diplomáticos activos con Israel. PUBLICIDAD Trump tuiteó que la normalización de las relaciones entre los Emiratos Árabes Unidos e Israel es un “gran avance”, calificándolo de “Acuerdo de paz histórico entre nuestros dos GRANDES amigos”. En declaraciones posterioes a los periodistas, Trump reiteró que era “un momento verdaderamente histórico” y sugirió que se esperaban más avances diplomáticos entre Israel y sus vecinos musulmanes en la región. El reconocimiento constituye una victoria diplomática para Trump antes de las elecciones de noviembre. Para Israel, el anuncio confirma que el gobierno del primer ministro Benjamin Netanyahu disfruta de vínculos más estrechos con las naciones árabes de lo que se reconoce públicamente. Netanyahu ha tratado de construir asentamientos en tierras reclamadas por los palestinos y adoptó una propuesta de Trump que le permitiría anexar gran parte de la Cisjordania mientras otorga a los palestinos una autonomía en otras áreas. Para los Emiratos Árabes Unidos, hogar de Dubai y de las onduladas dunas de arena ricas en petróleo de Abu Dhabi, el acuerdo es un paso más en su campaña internacional para ser visto como un faro de tolerancia en el Medio Oriente a pesar de estar gobernado por gobernantes autocráticos. También coloca a los Emiratos Árabes Unidos a la vanguardia de una carrera para el reconocimiento regional entre los países vecinos del Golfo Pérsico. Y para los palestinos, que durante mucho tiempo han dependido del respaldo árabe en su lucha por la independencia, el anuncio marcó tanto una victoria como un revés. Si bien el acuerdo del jueves detiene los planes de anexión israelí, los palestinos han instado repetidamente a los gobiernos árabes a no normalizar las relaciones con Israel hasta que se alcance un acuerdo de paz que establezca un estado palestino independiente. Una declaración conjunta de Estados Unidos, los Emiratos Árabes Unidos e Israel se emitió inmediatamente después del tuit de Trump. Dijo que las delegaciones se reunirían en las próximas semanas para firmar acuerdos sobre vuelos directos, seguridad, telecomunicaciones, energía, turismo y atención médica. Los dos países también se asociarán para combatir la pandemia de coronavirus. El comunicado conjunto entre Israel, los Emiratos Árabes Unidos y Estados Unidos El comunicado conjunto entre Israel, los Emiratos Árabes Unidos y Estados Unidos “Abrir lazos directos entre dos de las sociedades más dinámicas de Oriente Medio y la economía avanzada transformará la región al estimular el crecimiento económico, mejorar la innovación tecnológica y forjar relaciones más estrechas entre las personas”, dijo el comunicado de Trump, Netanyahu y el príncipe heredero de Abu Dhabi Mohammed bin Zayed Al Nahyan, gobernante de los Emiratos Árabes Unidos. El primer ministro israelí celebró el anuncio en Twitter. “Un día histórico”, dijo, al replicar el mensaje de Trump. El gobernante israelí dijo que a las 20 locales (18:00 GMT) hará una declaración en la que brindará más detalles. Bin Zayed también comentó el acuerdo en Twitter. “Durante una llamada con el presidente Trump y el primer ministro Netanyahu, se llegó a un acuerdo para detener una mayor anexión israelí de territorios palestinos. Los Emiratos Árabes Unidos e Israel también acordaron cooperar y establecer una hoja de ruta para establecer una relación bilateral”, escribió. El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, elogió el acuerdo. “Este es un logro notable para dos de los estados más tecnológicamente avanzados del mundo, y refleja su visión regional compartida de una región económicamente integrada”, dijo en un comunicado. “También ilustra su compromiso de enfrentar amenazas comunes como naciones pequeñas, pero fuertes”. Añadió: “Bienaventurados los pacificadores. Mabruk y Mazal Tov”. Entre las naciones árabes, solo Egipto y Jordania tienen vínculos diplomáticos activos con Israel. Egipto hizo un acuerdo de paz con Israel en 1979, seguido por Jordania en 1994. Mauritania reconoció a Israel en 1999, pero luego terminó sus relaciones en 2009 por la guerra de Israel en Gaza en ese momento. Además de Trump, los principales mediadores estadounidenses para el acuerdo fueron el asesor principal y yerno del presidente Jared Kushner, el enviado especial para Medio Oriente Avi Berkowitz y David Friedman, el embajador de Estados Unidos en Israel. Los Emiratos Árabes Unidos son una federación aliada de Estados Unidos de siete jeques en la Península Arábiga. Formado en 1971, el país, al igual que otras naciones árabes en ese momento, no reconoció a Israel por su ocupación de la tierra donde vivían los palestinos. “El petróleo árabe no es más caro que la sangre árabe”, dijo una vez el gobernante fundador de los Emiratos Árabes Unidos, Sheikh Zayed bin Sultan Al Nahyan, cuando aceptó un boicot al petróleo por el apoyo militar de Estados Unidos a Israel en la guerra del Medio Oriente de 1973. Los Emiratos Árabes Unidos recurrieron a los palestinos de cuello blanco para crear su nación. Con el tiempo, mantuvo su postura de que Israel permitiría la creación de un estado palestino en los territorios que anexó tras la guerra de 1967. Pero en los últimos años, los lazos entre las naciones árabes del Golfo e Israel han crecido silenciosamente, en parte debido a su enemistad compartida con Irán y el grupo terrorista libanés Hezbollah. El príncipe Mohammed también comparte la desconfianza de Israel hacia grupos islamistas como la Hermandad Musulmana y el grupo militante Hamás que controla la Franja de Gaza. No está claro qué llevó a Israel y los Emiratos Árabes Unidos a hacer el anuncio ahora. En junio, el embajador de los Emiratos Árabes Unidos en Estados Unidos advirtió en un artículo de opinión de un periódico israelí que el plan de Israel de anexar el Valle del Jordán y otras partes de la ocupada Cisjordania “trastornaría” los esfuerzos de Israel para mejorar los lazos con las naciones árabes. El acuerdo le da a Netanyahu un impulso interno en un momento en que el inestable gobierno de coalición de Israel está plagado de luchas internas y enfrenta la posibilidad de elecciones anticipadas en los próximos meses. Netanyahu ha visto caer su popularidad a medida que el país lidia con un nuevo brote de coronavirus y un desempleo que se dispara como resultado de las medidas de bloqueo anteriores.

Internacional 0 Comment

El gobierno de los Estados Unidos anunció este jueves la suspensión de todos los vuelos chárter privados entre Estados y Cuba. En un comunicado, el secretario de Estado Mike Pompeo indicó que la decisión tiene como objetivo “cortar y limitar los ingresos” que el régimen cubano percibe a través del turismo en la isla.

Las fuerzas militares y los servicios de inteligencia son los dueños y encargados de manejar la operación de gran parte de los hoteles y la infraestructura turística”, expresó el funcionario en el documento.

PUBLICIDAD

Pompeo indicó que el gobierno del presidente Donald Trump va a seguir recortando los ingresos que el gobierno cubano obtiene de las tasas de aterrizaje, las reservas en los hoteles de propiedad estatal y otras entradas relacionadas con el turismo.

Están exceptuados de la medida los vuelos charter públicos hacia y desde La Habana y “otros vuelos chárter privados autorizados para fines de emergencia médica, búsqueda y rescate y otros viajes que se consideren necesarios para el interés de Estados Unidos”.

En mayo, el Departamento de Transporte había establecido un límite de 3.600 vuelos privados al año, en sintonía con la batería de limitaciones orientadas al sector turístico, a las remesas y a la actividad económica de la isla. En octubre del año pasado, en tanto, había anunciado la prohibición dlos vuelos hacia cualquier punto de la isla que no fuera la capital.

El comunicado también hizo referencia a la injerencia del régimen castrista en Venezuela, asegurando que “Estados Unidos seguirá defendiendo al pueblo cubano” y a la vez “oponiéndose a los abusos del régimen y a su injerencia en Venezuela orientada a sostener la continuidad ilegítima de Maduro en el poder”.

Y concluyó: “Lamentablemente, el régimen de Castro no ha modificado su comportamiento represivo y antidemocrático. Sigue encarcelando a periodistas y activistas por la democracia, supervisa abusos físicos aberrantes, perpetúa la dictadura de facto en Venezuela, reprime la libertad de religión y credo, y silencia e intimida a quienes dicen la verdad sobre lo que ocurre en Cuba”.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo. Foto: Petr David JosekEl secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo. Foto: Petr David Josek

La decisión tiene lugar pocos días después de otro episodio de presión por parte del gobierno norteamericano para con la isla que, en ese caso, refirió al escenario de la diplomacia internacional. En concreto, al llamado por parte de distintos funcionarios para que el régimen no obtenga una banca en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Cuba es un régimen que en vez de tener membresía en el Consejo merecería ser censurado. Las violaciones de derechos humanos en la isla son absolutas. No permiten un solo pensamiento independiente”, aseguró el pasado viernes Mara Tekach, ex embajadora en la isla y actual coordinadora de asuntos cubanos del Departamento de Estado.

En la misma línea se pronunció Pompeo días antes, cuando dijo que “Cuba es una dictadura brutal que trafica a sus propios médicos con el pretexto de misiones humanitarias”.

Cuba, que integró el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en 2014-2016 y en 2017-2019, ya presentó su candidatura para ocupar una de las vacantes regionales en el periodo 2021-2023, según anunció en febrero el canciller cubano, Bruno Rodríguez.

El Consejo con sede en Ginebra fue creado en 2006 para sustituir a la Comisión de Derechos Humanos y está formado por 47 estados miembro elegidos por mayoría absoluta en la Asamblea General a través de votación directa y secreta.

Los asientos se distribuyen de manera geográfica y se adjudican por un período de tres años. Los miembros no son elegibles para reelección inmediata después de servir dos mandatos consecutivos. En 2021, tres de las bancas que corresponden a América Latina -las de México, Chile y Perú- deben renovarse. Y Cuba busca obtener una de ellas.

Author

Related Articles

Leave a comment

Search

Noticias Baires 2018 . Todos los derechos reservados

Back to Top