0 Leidas

El 2015 de River: un año inolvidable en medio de continuos altibajos

Dic 30, 2015 | Comentar | Imprimir

Con Marcelo Gallardo a la cabeza, el equipo de Núñez tuvo un 2015 para el recuerdo y obtuvo tres títulos internacionales, entre ellos la Copa Libertadores tras 19 años; el rendimiento irregular no le permitió llegar de la mejor manera al Mundial de Clubes

Monterrey, México. 6 de abril de 2015. Tigres le gana 2-0 a River en el quinto partido de la fase de grupos de la Copa Libertadores. A los 86 minutos y 26 segundos, el defensor José Rivas intenta cabecear la pelota hacia atrás, pero en el movimiento se lleva puesto a su compañero de zaga Hugo Castro, el pase queda corto y Rodrigo Mora toma el balón. Remata fuerte, Guzmán tapa y Teo Gutiérrez convierte de rebote. Tres minutos más tarde, el delantero uruguayo anota un golazo para el 2-2. River se lleva un empate milagroso y queda al borde de la eliminación. Una semana más tarde, el 3-0 ante San José de Oruro y el milagroso partido que los mexicanos le ganan por 5-4 a Juan Aurich de Perú, le dan la clasificación al equipo de Marcelo Gallardo para enfrentar a Boca en octavos de final. ¿Suerte? El escritor y filósofo francés Voltaire lo explica con claridad: “Suerte es lo que sucede cuando la preparación y la oportunidad se encuentran y fusionan”.

Así fue el año de River, tal como aquel partido en Monterrey. Frenético e intenso. Convulsionado y con muchos altibajos. Pero alegre e inolvidable. De la mano del Muñeco, el equipo de Núñez logró mantenerse en la senda ganadora que había comenzado un año atrás con Ramón Díaz, rompió el maleficio de la Copa Libertadores tras 19 años, eliminó a Boca por segunda vez consecutiva en una competencia internacional y se quedó, además, con otros dos títulos: Recopa Sudamericana y Suruga Bank. El cierre, con la participación en el Mundial de Clubes y la derrota ante Barcelona en la final por 3-0, no opacó un 2015 lleno de satisfacciones.

Tres títulos por año. Dos con Ramón. Cuatro con el Muñeco. Pero los números dejan una diferencia que muestra a las claras que fueron años disímiles. En 2014, River jugó 52 partidos entre Primera División, Copa Argentina, Superfinal y Copa Sudamericana. Ganó 31, empató 15 y perdió tan solo seis. Es decir, una efectividad del 69,2%. En 2015, disputó 58 encuentros entre la Recopa, Primera División, Copa Libertadores, Supercopa Argentina, Copa Argentina y Mundial de Clubes. Triunfó en 25, igualó 18 y cayó en 15 oportunidades, logrando así un 56,3% de efectividad.

Barovero; Mercado, Maidana, Funes Mori, Vangioni; Sánchez, Kranevitter, Rojas; Pisculichi; Mora y Gutiérrez formó River en su primer partido del año ante San Lorenzo por la ida de la Recopa.

Boca, otra vez en el camino.  Foto: EFE

El comienzo del año fue alentador. Venció a San Lorenzo y se quedó con la Recopa Sudamericana para empezar de la mejor manera con el segundo título de la era Gallardo. Luego entró en un vaivén futbolístico tras caer 2-0 con San José en Bolivia y en los próximos siete juegos, igualó seis y sólo pudo ganar uno. “No tuvimos el mejor arranque, pero creemos que podemos entrar por la ventana y a partir de ahí hacernos fuertes”, explicó el DT previo al choque con Tigres. Y así se dio. Sin el fútbol de alto vuelo del semestre pasado, entró por la ventana más pequeña a octavos -en el medio perdió la Supercopa Argentina con Huracán- y además perdió el primer partido de la trilogía ante Boca por 2-0 en el torneo local. El resto de la historia fue distinta. Triunfo 1-0 en el Monumental con la dupla Ponzio- Kranevitter intratable y un gol de Sánchez de penal. Luego, clasificación tras el escándalo en la Bombonera por la agresión con gas pimienta al plantel.

Mientras en el torneo tenía rendimientos irregulares, la ilusión se aferraba al encuentro con Cruzeiro de cuartos de final. Tras caer 1-0 en la ida como local, River jugó su mejor partido del año: ganó 3-0 en Brasil en una completa muestra de carácter y autoridad. “Ante la adversidad, este grupo siempre sale a flote y eso es importante. Estamos haciendo un esfuerzo tremendo y cada vez queda menos para lograr el objetivo de todos. Contra Cruzeiro, sirvió mucho el trabajo táctico previo. Vimos videos de cómo ellos dejaban espacios y supimos aprovecharlos”, explicó Sánchez, autor del primer gol, en una entrevista con canchallena.com luego del triunfo.

Alario, la revelación.  Foto: Archivo

Y está claro que es así. Porque este año el camino no fue el mismo que en 2014. El equipo de Núñez debió sortear grandes obstáculos y superar momentos donde el juego no aparecía y los resultados tampoco acompañaban. Tras el receso por la Copa América, debió enfrentar a Guaraní en semifinales sin Teo Gutiérrez, Ariel Rojas y Germán Pezzella, entre otras partidas, pero con Lucas Alario, quien llegó desde Colón de Santa Fe con 22 años. “Antes de los partidos me gusta mirar a los ojos a cada jugador e ir preguntándoles cómo se sienten. Hablé con Alario y le dije si estaba preparado para jugar. ‘Para eso me trajeron’, me respondió. Ahí me convenció. Es un chico de gran personalidad, con muchas ansias de triunfar”, explicó Gallardo en el libro “El Pizarrón de Gallardo” de Christian Leblebidjian.

Y así lo demostró. Debutó en el Monumental en el triunfo 2-0 en la ida de la semifinal y participó en los goles de Mercado y Mora. Y en Paraguay, anotó el 1-1 para sellar el pase a la final. La historia se completó paradójicamente ante Tigres, aquel rival que le dio vida al ganarle al equipo peruano con los suplentes. Empate sin goles en México, 3-0 bajo la lluvia en el Monumental -con gol de Alario de cabeza incluido- y la vuelta a la cima de América luego de 19 años.

“Vamos por más”, dijo un Gallardo emocionado en los festejos del título continental, tras abrazarse con Fernando Cavenaghi, el ídolo que se fue con la Copa bajo el brazo. “Acá se termina una etapa, un ciclo. Estoy orgulloso de hacerlo de la mejor manera, levantando la Copa. Me voy con mucha emoción”, destacó el capitán y goleador, que con 11 goles terminó siendo el máximo anotador de River en el torneo local: una muestra clara de la merma en el rendimiento del equipo en la segunda parte del año.

Ante Barcelona, en el último juego, el equipo fue: Barovero; Mercado, Maidana, Balanta, Vangioni; Sánchez, Ponzio, Kranvitter, Viudez; Mora y Alario.

Tras lograr uno de los picos máxima de concentración y rendimiento, y luego de ganar la Suruga Bank en Japón ante Gamba Osaka, el equipo de Núñez no tuvo un rumbo claro y le costó ir por más, como pidió el Muñeco: ganó solo seis partidos, empató cuatro y perdió diez. Quedó eliminado en semifinales de la Sudamericana por Huracán y viajó nuevamente a Japón. Junto al plantel, fueron 20 mil hinchas que revolucionaron territorio nipón. La final contra Barcelona -el último partido en el club de Sánchez y Kranevitter- se dio en uno de los momentos de mayor irregularidad y la hazaña no fue posible. Pero nada empañará un año que siempre tendrá un capítulo destacado en los libros de la historia riverplatense. Ahora, la misión será poder reinventarse.

Los números del 2015 de River

  • Ganó tres títulos: Recopa Sudamericana, Copa Libertadores y Copa Suruga Bank.
  • Disputó 58 encuentros entre la Recopa, la Primera División, la Copa Libertadores, la Supercopa Argentina, la Copa Argentina y el Mundial de Clubes. Triunfó en 25, igualó 18 y cayó en 15 oportunidades (56,3% de efectividad).
  • Marcó 80 goles y recibió 54 en contra.
  • Rodrigo Mora fue el goleador del año con 14 anotaciones.
  • Fernando Cavenaghi fue el máximo anotador en el torneo local con 11 goles.
  • Carlos Sánchez y Mora, con cuatro, fueron los artilleros más destacados de la Libertadores.
  • 5-1 ante Atlético Rafaela fue la goleada más amplia por la 17ª fecha del torneo local.
  • 0-3 con Independiente (27ª fecha) y con Barcelona (final del Mundial de Clubes) fueron las goleadas en contra más abultadas.

Los momentos más destacados

La obtención de la Recopa Sudamericana

El 2-2 con Tigres en México

El gol de Sánchez a Boca en los octavos de final

El 3-0 a Cruzeiro en Brasil en cuartos

El 3-0 ante Tigres en la final de la Copa

El 3-0 a Gamba Osaka para obtener la Suruga Bank

La final del Mundial de Clubes: caída 0-3 con Barcelona

jpb/ph.

Fuente: Cancha Llena

Comentar

Legislatura Advertisement
ARBA Advertisement
GCBA Advertisement
Buenos Aires Advertisement
Provincia Seguros Advertisement

Archivo

Junio 2017
L M X J V S D
« May    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930