El cepo espera un paquete de dólares armado contra reloj

Economía 0 Comment

ESCENARIO.Aún no está cerrado del todo y por eso no habrá anuncios este viernes. Descartan un feriado cambiario y bancario.

La decisión sigue firme y en los términos en que fue anunciada. “Habrá un mercado cambiario único y libre lo más pronto como sea posible”, dicen muy cerca de Mauricio Macri. Y ese lo más pronto como sea posible implica, desde ya, que el levantamiento del cepo, la manera bajo la cual se ha presentado la medida, no se va a producir este viernes.
“En cualquier caso, aclara la fuente, está descartado disponer un feriado bancario y cambiario”. Presumiblemente, por una razón bastante obvia: porque eso metería mucho ruido y crearía expectativas innecesarias.
Un punto clave define los tiempos: la necesidad de contar con un buen stock de reservas disponibles, divisas reales y no papeles, antes de liberar el dólar. Esto es, haber armado un paquete financiero lo suficientemente sólido que le permita al Banco Central contener rápidamente eventuales turbulencias cambiarias.
Otro punto, también necesario solo que de un peso diferente, se aclaró ayer, cuando Alejandro Vanoli le despejó el camino a Federico Sturzenegger en el BCRA.
Hay gestiones contra reloj, aquí y afuera, pero ese paquete financiero todavía no ha sido cerrado. Podría decirse que por ahora existe algo parecido a un empate: no hay incertidumbre plena ni certezas plenas sobre el momento en que estará a mano, así todo apunte a que ese momento llegue muy pronto.
Queda claro, detrás de la movida, que no habrá un mercado enteramente libre sino uno regulado con intervención del Central. Y también que el solo hecho de mostrar que el BCRA maneja cartas fuertes puede disuadir ciertas maniobras de los grandes operadores; eso que los especialistas llaman poder de fuego y se mide en el riesgo de perder plata especulando.
¿Y a qué le llamaría poder de fuego?, le preguntó Clarín a un ex funcionario del Central.
Respuesta: “De arranque, no menos de 10.000 millones de dólares o mejor 15.000 millones si fuese posible”.
Dentro del menú habrá de todo un poco, tanto del exterior como de fuentes locales.
Entre las alternativas internas cantadas aparece, en primera fila, la liquidación de las exportaciones de soja retenidas por productores y cerealeras, posiblemente alrededor de US$ 5.000 millones. Ahí juegan la baja de las retenciones, el tipo de cambio efectivo y, finalmente, el resultado de negociaciones que tienen lugar ahora mismo.
Dice alguien que ha visto pasar este tren otras veces: “Si llegaron a adelantarle 2.000 millones al kirchnerismo, no veo por qué le cerrarían las puertas al macrismo”.
También de acá, está en danza una operación cruzada con el BCRA. Consiste en que el Tesoro Nacional le entregue un bono en pago por una deuda que vence el 3 de enero y que el Central lo negocie en el mercado: súper optimistas, hay quienes creen que de allí podrían salir US$ 5.000 millones.
En el de todo un poco que vendría del exterior aparece un préstamo puente de la banca internacional, a seis meses o a un año. Y anticipos del Banco Mundial o del BID a cuenta de créditos ya acordados.
La formalidad dice que Luis Caputo, el nuevo secretario de Finanzas, viajó a Nueva York para reunirse con Daniel Pollack, el mediador en el conflicto con los fondos buitre designado por el juez Thomas Griesa. Menos formal y bien probable es que Caputo haya aprovechado sus contactos con algunos bancos extranjeros para apuntalar el préstamo puente: no en balde en ese mundillo se lo considera un ex Wall Street.
Al interior del macrismo dan por descontado un apoyo político del gobierno norteamericano a las gestiones, aunque sin tomar la forma de un financiamiento de la Reserva Federal similar al swap de China. Si la expectativa rondó despachos privados, la realidad aconseja desactivarla.
Dice un especialista que conoce el paño: “Los banqueros te van a pedir algo a cambio por un oxígeno que saben de sobra necesitás. Además, la transición ha sido muy corta y no es sencillo armar un paquete grande en tan poco tiempo”.
Nada intrascendente por cierto, en este baile están metidos el levantamiento del cepo, la liberación del mercado cambiario y el futuro precio del dólar. En un baile al que aún le falta el moño.
Y cuando todo haya sido abrochado, junto a los anuncios cambiarios vendrán las medidas fiscales. Más un programa monetario con metas de inflación articulado dentro de un plan completo.
Por eso resultaba crucial tener la presidencia del Central y manejar, desde adentro, resortes clave para definir y monitorear la política económica. Tal cual pasa con tantas otras cosas, los resultados se verán andando.
Falta un dato ajeno a la cocina del macrismo que saltará cuando empiecen a levantar la tapa de la olla: saber qué hay oculto en la herencia K fuera de lo conocido.

Fuente: Clarin

Related Articles

Leave a comment

Search

Noticias Baires 2018 . Todos los derechos reservados

Back to Top